Diagnóstico de alteraciones cromosómicas en sangre materna

por

Para el diagnóstico de una alteración cromosómica fetal es necesario obtener una muestra celular fetal para poder estudiar su dotación cromosómica. Su obtención precisa la realización de una técnica invasiva (amniocentesis, biopsia corial) que conlleva un riesgo de aborto en torno al 1%. Esto hace necesario seleccionar a las pacientes a las que se debe realizar este tipo de pruebas, para lo cual disponemos de una serie se pruebas de cribado que permiten valorar el riesgo, principalmente para la trisomía 21 (Síndrome de Down).

La eficacia de éstas pruebas de cribado se mide por la Sensibilidad (capacidad de detectar individuos que padecen determinada enfermedad), la Especificidad (capacidad de detectar individuos que no padecen esa enfermedad), la tasa de falsos negativos (individuos enfermos no detectados por la prueba) y la tasa de falsos positivos (porcentaje de individuos sanos en los que la prueba de positiva). Hay que tener en cuenta que se trata de pruebas de cribado y no de pruebas diagnósticas, en las se asegura totalmente la presencia de la enfermedad.

La prueba de cribado de riesgo para trisomía 21 más eficaz en la actualidad es la realización del llamado cribado combinado del primer trimestre, que asocia la realización de un análisis a la madre para la determinación de la cifra de la hormona coriogonadotropa (bHCG) y de la proteína plasmática A asociada al embarazo (PAPP-A) y de una ecografía para la medición de la traslucencia nucal fetal.

Esta prueba tiene una Sensibilidad para al diagnóstico del síndrome de Down de un 80%, una Especificidad del 98% y un porcentaje de falsos positivos de un 5%.

Recientemente se ha conseguido realizar la detección de fetos con síndrome de Down mediante un análisis de sangre materna, mediante la detección de ADN fetal libre. Esta prueba ha demostrado tener una Sensibilidad diagnóstica del 100%, con un porcentaje de falsos negativos del 1 al 2% y una Especificidad del 97,9% (Chiu RW et al. BMJ 2011;342:c7401). Esta prueba no puede considerarse actualmente como diagnóstica, ya que precisa de la confirmación mediante amniocentesis o biopsia corial de los casos positivos, pero constituye una prueba de cribado muy prometedora, que tiene una serie de ventajas frente a la pruebas tradicionales, pero también de inconvenientes. Queda por decidir todavía el lugar que ocupará dentro del cribado poblacional para el Síndrome de Down.

Ventajas de la técnica

  • Prueba no invasiva: que se trata de la extracción de una pequeña cantidad de sangre materna, por lo que está exenta de riesgos
  • Alta capacidad diagnóstica mayor que la del cribado combinado del primer trimestre, ya que permite detectar a todos los fetos con síndrome de Down, de tal forma que una prueba positiva indica una muy elevado posibilidad de que se trate de un feto con T21.
  • Alta posibilidad de descartar la enfermedad, al ser muy alta su Especificidad, así cuando la prueba sea normal, el riesgo de que se trate de un feto con T21 es muy pequeño..
  • Muy bajo porcentaje de falsos positivos, es decir de casos a los que tendremos que realizar una técnica invasiva con resultado de normalidad.
  • Detección precoz: ya que se puede realizar desde la semana 13.
  • Permite valorar también el riesgo fetal de trisomía 13 (Síndrome de Patau) y 18 (Síndome de Edwar).

Inconvenientes de la técnica:

  • No puede ser considerada todavía como una técnica diagnóstica, precisa de confirmación del resultado mediante una prueba invasiva.
  • Tiempo de obtención de resultados mayor.
  • Mayor coste de la prueba.

¿En qué consiste la prueba?

1. Estudia el ADN fetal libre presente en sangre materna. Este ADN procedente de las células fetales, se aisla e identifica.

2. Una vez aislado el DNA circulante en plasma, se procede a un análisis de secuenciación masiva múltiple.

3. Se determina a qué cromosoma pertenece cada secuencia y se calcula el porcentaje de secuencias únicas mapeadas en cada cromosoma. Estos datos se cruzan con bases de datos de referencia de la población general mediante estudios bioinformáticos que incluyen controles y análisis de múltiples parámetros bioestadísticos (Z-score, entre ellos).

4. Finalmente, podemos asignar una estimación del riesgo fetal de padecer las trisomías de los cromosomas 13, 18, ó 21 con una alta sensibilidad y especificidad.

En nuestra Unidad de Diagnóstico Prenatal de Montepríncipe ya contamos con la posibilidad de realizar la detección de ADN fetal en sangre materna. Pregunte a nuestros especialistas de la posible indicación en su caso

Responder

— required *

— required *